CLICK

SHOP ONLINE "HAZ CLICK"

22 nov. 2011

APRENDIENDO CON POPPERCRACK

Quiero darle las gracias a Juan Popper por enseñarme otra forma de pescar lubinas que sí vale la pena y compensa con creces todos los esfuerzos que tengo que realizar en una jornada.
Me ha enseñado todas las técnicas y truquillos del spinning y he de decir que de pesca no tiene ni idea jejeje…( es broma ) ahora, como profesor no tiene precio. Me explicó la teoría y yo, que soy muy mandado, quise hacerlo tal cual me comentó. Lancé por primera vez en mi vida un paseante, y empecé a recoger despacio y moviendo el punterito como un buen alumno, y oigo:

-¡sigue sigue ¡ ,

-¿qué pasa?-

-¿no lo viste?

- ¿¡El qué?!

- El robalo que te iba a atacar era enorme...

- No fastidies, yo no vi nada ( yo estaba a ras de agua y Juan subido en la proa ).

Lancé otra vez más o menos al mismo sitio y según cae el paseante,...

-ahora sí (lo vi yo)- jodrrrr, ¿qué hago Juan?…

-Sigue sigue…,

16 nov. 2011

PESCA&BARCOS

Hola amigos: Aquí os dejo una parte de la publicación en la revista" Pesca & Barcos" del mes de noviembre y diciembre.
Como veis, la lucha, la perseverancia y sobre todo el haber convertido esta afición en un modo de vida, van dando sus frutos. Siempre es un honor para mí compartir mi pasión con todos vosotros. Espero que os guste.



AVANCE DE ESTE ARTÍCULO EN LA WEB DE LA REVISTA. PINCHA AQUÍ

Grandes doradas entre corrientes de rías o desembocaduras

La dorada es un pez que suele merodear por todo tipo de rías, desembocaduras, estuarios o bahías en busca de su manjar favorito: el marisco que por sus fondos se cría. Conocemos de mano de dos especialistas en la captura de grandes doradas en rías que nos narrarán con su experiencia algunas peculiaridades sobre esta majestuosa especie por estas zonas afectadas por mareas y corrientes de aguas salobres.
 Texto: José Luis Lago García
Fotografías: Autor y
Walter Breijo
        

Contamos con el asesoramiento de la pesca de la gran dorada desde embarcación en estos entornos de la mano de los expertos gallegos Walter Breijo “Tanero” y Uxío Sanisidro que pescan en diferentes rías del norte. Ambos conocen como nadie las características de la pesca de grandes doradas entre grandes corrientes, giro de marea, influencia de mar de fondo y otras características propias de las rías y zonas de desembocadura. Por estos puntos la sparus suele acudir a la llamada del festín de mariscos y crustáceos que se crían en sus fondos.


  Antes de afrontar una salida de pesca para doradas de entre 2 a 5 kilos habrá que conocer los puntos donde que hay constancia de su presencia en puntos concretos de nuestra geografía. Es de comprender que la mayoría de los pescadores guardan con recelo y no difunden la localización de sus pesqueros. Por esto que recomendamos a todos nuestros lectores que antes de aventurarse con sus barcas se informen de la presencia o no de esta especie en su entorno, pues no hacerlo será perder el tiempo y las fuerzas.


EN EL REPORTAJE UXÍO SANISIDRO EXPLICA LA TÉCNICA TRADICIONAL DE LA PESCA DE LA DORADA CON UNA GOMA ELÁSTICA EN ESTA FOTO CAPTURÓ UNA LUBINA CON EL CEBO DE LA SPARUS

Época ideal


La mejor temporada de la dorada comprende habitualmente la franja entre primavera a finales de otoño. Sin embargo también hay ciclos irregulares –más en esta época de inciertos cambios climáticos- y también dependerá de la zona de España. En algunas temporadas de manera extraña en febrero o marzo ya empiezan a deambular por determinadas desembocaduras. Aunque lo normal es que en mayo aparezcan las primeras doradas de temporada que oscilan entre 2,5 a 3 kilogramos llegando las más grandes de 5 ó 6 kilogramos normalmente en meses posteriores como agosto o septiembre. Advertimos que tampoco hay que deslumbrarse por las fotos que mostramos: los grandes trofeos son escasos incluso en estos constantes pescadores que entrevistamos, apenas capturan unas pocas XXL por temporada.


Walter certifica con su experiencia por su zona gallega: “La primeras doradas de la temporada están más flacas, pero según van llegando los meses de verano las mismas piezas de similar talla están más gordas, es como si fueran llenándose la barriga por rías y desembocaduras durante semanas tras una larga hibernación”.
En verano la presencia de bañistas, náutica con hélices mareando la perdiz y muchas cañas candidatas a las presas repartidas por el litoral, hará más difícil su captura. Por esto que suelen ser más efectivos los meses fuera de temporada estival. Otro factor negativo es la presencia de redes de profesionales específicas para la dorada. Si estas trampas dan con el banco de ellas, ya se puede dar por terminada las capturas para los recreativos la pesca entre una o dos semanas, sobre todo en rías o desembocaduras, pues estas mallas se suelen colocar estratégicamente por la ruta de avance de entrada y salida de estos grandes estuarios.


10 nov. 2011

¡ ES PARA MI ! ( PARTE-I )

Quiero darle públicamente las gracias a José  (alias: TXOCOCRACK) por dedicarme este vídeo de humor.
Os invito a todos a visitar su web por favor no os la perdais,  os aseguro que las risas están aseguradas, es buenísima: http://mosqueados.blogspot.com/ .

4 nov. 2011

PELEA XXL

Esto que os voy a contar os sonará a novela fantástica, pero los que nos dedicamos casi por completo a la pesca de la dorada sabemos de lo que estoy hablando. Me suele pasar 3 o 4 veces por temporada, el tener picadas a la misma hora en el mismo sitio en dias distintos. - os pongo en situación-:



PRIMER DIA: Llego al pesquero elegido todavía de noche, serian sobre las 6:30 de la mañana. Preparo mis cangrejos, lanzo y 30 minutos después del amanecer noto un ligero movimiento en el puntero. Cojo la caña, espero unos minutos y nada, ningún tipo de movimiento, la recojo por si acaso y no venía ¡NI LA LICRA! . Pues a currarme otro cangrejo. Lanzo al mismo sitio y a los 5 minutos lo mismo: un ligero movimiento del puntero, cojo la caña, espero y nada. Recojo y sin cangrejo otra vez. Hasta ahí el primer día.


SEGUNDO DIA: Igual que el día anterior salí aún de noche para coger la amanecida, y a los 30 minutos del amanecer, en la misma caña y lugar, lo mismo: un leve toque en el puntero y adiós cangrejo. ¡JA! me dije a mi mismo, ¡A TI TE FASTIDIO YO!. Cojo un bajo con tres anzuelos, le cambio de cebo y monto un longueirón XXL perfectamente colocado. Lo tuve sobre 15 minutos y ni toque. Hice un cambio de cañas, ya a la desesperada. La de la derecha tenia cangrejo y la pasé para la zona donde comiera nuestra amiga y la que había preparado con longueirón, la lancé hacia el otro lado. No me dio tiempo a colocar la caña y me pega una sacudida en la caña del cangrejo otra vez, ¡ ME C… EN TOO LO QUE SE MENEA ¡, otro cangrejo devorado y nada conseguido.


TERCER DIA: Salgo como los días anteriores a la misma posta y a la misma hora. Preparo perfectamente un cangrejo XXL hembra, con la diferencia de que esta vez monté dos anzuelos en línea más pequeños que los días anteriores. Y sabiendo que 30 minutos después del amanecer a lo mejor era tarde porque la corriente iba a tener mucho tiro. Coincidía justo entre la 3ª y 4ª hora de marea, y el coeficiente era mayor que los días anteriores. Y cuál fue mi sorpresa cuando aún encima corría esa alga verde finita ( en mi zona de pesca le llamamos lavacán) que pesa una tonelada. Pues bien, cuando más tiraba la corriente y además el plomo estaba completamente lleno de lavacán,  ni toque ni nada bajo el puntero y empezó a sacar hilo como una loca, ¡CLAVÓ SOLA!. Increíble pero es pesca.

No llegando ni a los 4 kilos fue para mí la mejor pelea de la temporada, entre el tiro de la corriente y la cantidad de algas que traía, las cuales se fueron desprendiendo durante la pelea, me hicieron trabajarla lejos de la embarcación porque era imposible acercarla debido a la presión que generaba en el hilo y en la caña. A veces las condiciones de pesca y saber disfrutar el momento te llevan a vivir una gran experiencia y pelea, aunque en este caso no se tratase de una dorada XXL en tamaño, si lo ha sido en astucia, inteligencia y nobleza. Para mí ha sido una SUPER-TANA XXL.


1 nov. 2011

A POR ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡SARGOS!!!!!!!!!!!!


Como prometimos en la entrada " APRENDIENDO A CANGRAJEAR ", aquí teneis nuestra segunda quedada de pesca. Para mí fue un gran día de pesca con mucha actividad de varias especies, además de la grata compañía de FER, que me hizo pasarlo muy bien. Os dejo con su relato de la pesca , ya se sabe, ¡donde hay patrón no manda marinero!. 

En esta ocasión sería mi lanchita ( Si es que se le puede llamar así, pues no creo que ni siquiera el diminutivo exprese ese tamaño tan enano) la testigo del segundo encuentro pesquero entre Walter y yo.

Mi primera idea era intentar dar con las doradas en las inmediaciones de un espigón donde me constaba que habían entrado semanas anteriores, algunas de ellas de buen porte. Le consulté a Walter y le pareció buena idea. Una vez llegamos a la posta, el viento era más fuerte que dentro de la ría, y dado que la estabilidad de la barca deja mucho que desear, no era cómodo pescar allí. Sin embargo había que lanzar unas cuantas veces por si las tanas merodeaban unos metros más abajo. Era un día de sol; lanchas y zodiak de gente irrespetuosa no paraban de pasarnos al lado de las cañas, condiciones que hacían difícil poder clavar una dorada.
Como podeis comprobar el inicio de la jornada dejó bastante que desear ( en lo que a la pesca se refiere, pues la compañía no podía ser mejor y las risas nunca faltan).



Decepcionados, decidimos cambiar de posta y de especie: esta vez iban a ser los sargos los que cambiaran por completo la situación para ofrecernos una jornada de pesca fructífera y muy divertida, pues prácticamente no daban tregua. Siempre soy partidario de llevar varios tipos de cebo, pues según qué días y condiciones comen mejor unos u otros. A bordo teníamos tubo, mejillones, navajas y mangón ( arenícola, chorrón, sangrón), pero sin duda el cebo estrella de fue la navaja, la cual devoraron sin piedad.

Serían mas o menos las 19:00 cuando llegamos a esta nueva ubicación. La marea estaba subiendo a buen ritmo y aún faltaba sobre hora y media para la pleamar. Empezamos a coger los divertidos sargos que sin duda presentaban una buena actividad aquella tarde. Como siempre Walter parece adivino y cuando se acercaba el repunte de marea, momento en el que la corriente cesa por unos minutos, dijo que era el momento de sacar el sargo más grande... ¡¡No pasaron ni dos minutos tras decir esas palabras y allá vá el puntero de una de las cañas marcando una picada de escándalo !!! y el genio no se equivocó, efectivamente fue el sargo más grande de todos los que salieron.


Así continuó la jornada, fue muy buen momento el ocaso también. Una vez se metio la noche, decidimos aguantar un poco más para ver si podíamos disfrutar de las últimas batallas de estos espáridos, pero no fueron ellos sino una bonita lubina lo que Walter engañó con una senrada de tubo, a la que le siguió una anguila con la que dábamos por concluida una jornada que responde muy bien al dicho de: “ Esto no es como empieza... sino cómo acaba... “


Una vez más, dar las gracias al Tanero por su compañía, lecciones y consejos siempre bienvenidos. Incluso detectó rápidamente en esta nueva ría dos o tres postas, basándose en las corrientes y demás factores, que tenían toda la pinta de ser “comederos” de tanas, y que sin duda son sitios donde habrá que fondear en próximas salidas para averiguarlo.
En definitiva, otro día de pesca estupendo que me deja con las ganas de repetir una y otra vez al lado del Tanero. Un saludo y buena pesca!