CLICK

SHOP ONLINE "HAZ CLICK"

28 jul. 2013

QUE TRISTEZA

Salí a por TANAS al amanecer. 
A las tres horas de marea, me sorprendió esté caparazón de tortuga que iba a la deriva. Nunca había visto algo tan grande, parecía gigante. Sólo era visible la parte de abajo. Le faltaba el caparazón superior pero viendo el inferior, no quiero imaginarme el tamaño de la tortuga, la cual venia mordida y con parte del cuerpo interior colgando.  A saber la causa de la muerte aunque no creo que fuera de  manera natural.



Pero la cosa no quedo ahí.  A los cinco minutos pasó este ejemplar de delfín, que me revolvió todas las entrañas, parecía que estaba vivo. Los ojos estaban intactos, aún llenos de vida . Para mi, estaba claro que acababa de morir, bueno me corrijo, yo creo que lo sacrificaron.
Increíblemente tenia una soga atada a la cola, con un nudo perfectamente hecho a propósito. Se veía claro que no se enroscó de forma accidental con el cabo. No sé que tipo de desalmado es capaz de hacer algo así, con un ser vivo. Aunque parece que al tratarse de un delfín duele un poco más.



Yo, después de vivir esta desagradable experiencia no fui capaz de concentrarme en la pesca. Sólo se me venía a la cabeza el delfín y todos los familiares de quienes habían sido capaces de hacer  tan atroz acto con un ser vivo.



9 jul. 2013

NUEVA ESPECIE


Hace un par de meses salí a por lobas con los vinilos, viendo que el tiempo no se daba estabilizado para tentar a las TANAS.
Llegué al pesquero para hacer mi primera deriva, ¡¡y como no!!  Puse mi vinilo fetiche el BERKLEY SPLIT BELLY 4". Lancé y tuve varias picadas pero no fui capaz de clavar ninguna lubina (ya que yo pensaba que se trataba de lubinas, claro está).
Volví otra vez al mismo sitio para realizar la misma deriva que antes, y en el primer lance, ¡¡clavé una!! Por la forma de tirar pensé que se trataba de un buen robalo, pero a medio camino, empezó a pegar unos cambios de dirección rapidísimos que me hacían dudar de que fuera una loba. Cuál fue mi sorpresa cuando saqué del agua, un sierra. Pensé ¡¡ Dios, un sierra dentro de la  ría !! La primera vez en mi vida que cojo uno, y me  pasa esto. Se sucedieron las picadas y saqué un total de seis sierras todos del mismo tamaño, rondarían el kilo de peso. 
Es increíble cómo tiran y que rápidos son estos bichos, no me quiero imaginar un buen ejemplar, tiene que ser una pelea muy buena y bonita.  Vereis que uno de los sierras tenía una herida considerable en ambos costados. La primera impresión que me vino a la cabeza fue: ¡¡ sería un ataque de delfín !! pero no lo sé . Si alguien sabe qué pudo ser me gustaría salir de dudas. El último de los sierras, lo robé. Lo clave por la barriga. Yo de verdad, creerme que al principio de la pelea pensé que traía el robalo de mi vida,. ¡¡ Qué manera de tirar !!, pero estaba claro que era raro cómo venia  el pescado.


Al cabo de una hora paró la actividad, y cambié la deriva hacia otro lugar.
No había ni rastro de los sierras, y aparecieron las lubinas. Saqué tres pequeñas y dos robalitos que me dieron una buena pelea. Fue una jornada muy entretenida y otra experiencia nueva para mí, además de que este pequeño y delicado vinilo de 4" no deja de sorprenderme. Llevo muchos años pescando y LA MAR siempre tiene algo nuevo que enseñarme.


VER VÍDEO RESUMEN: 


MATERIALES EMPLEADOS:

Vinilo: Berkley Split Belly
Caña: Mitchell Avocet Spin 242
Carrete: Abu-Garcia Sorön STX 40
Power Jigs: Berkley Ripple Head 20g y Berkley Foot´head 28g.
Hilos: Berkley NanoFil 0,17 mm y Berkley Trilene 100% Fluorocarbon 0,34 mm